El sudeste asiático está inundado de armas y tecnología militar rusa

0
21120

El poder «duro» de Rusia es generalmente bien entendido. El presidente Vladimir Putin ha asegurado que este es el caso, particularmente a través de su tendencia a mostrar la fuerza rusa en Ucrania y Siria.

El pasado fin de semana, Washington citó las provocaciones de misiles rusos como la razón por la cual los Estados Unidos suspendieron el cumplimiento del Tratado de las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF).

Por otro lado, los nuevos datos del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI) sugieren una dimensión bastante diferente del poder ruso: ser el proveedor clave de armas y tecnología militar para la región de Asia y el Pacífico. Este poder «blando» es mucho menos obvio que los movimientos militares rusos, pero conlleva su propia serie de consecuencias geopolíticas.

SIPRI rastrea a los productores de armas más grandes del mundo, y sus ventas de armas y tecnología militar. En su resumen de fin de año para 2018, anunció que Rusia había superado al Reino Unido para convertirse en el segundo mayor productor de armas detrás de Estados Unidos. Los gigantes rusos de armas representaron alrededor del 10 por ciento de las ventas totales de armas del Top 100 el año pasado, aproximadamente US $ 38 mil millones.

Fuerte crecimiento del mercado de armas de Rusia

Los datos reflejan que el fuerte crecimiento interanual de Rusia en ventas de armas está impulsado por los estados asiáticos. El sur y el sudeste de Asia ahora representan más del 60 por ciento de las exportaciones totales de armas de Rusia. Según la mayoría de las estimaciones, Rusia es el mayor exportador de armas de toda la región de Asia y el Pacífico.

El papel de los estados más pequeños del sudeste asiático en esta tendencia regional es fácilmente subestimado. Se atrajo atención significativa cuando India y China compraron cada uno sistemas de defensa aérea S-400 de Rusia, en acuerdos por un valor de US $ 5.5 y US $ 3 mil millones, respectivamente. Estos acuerdos de alto perfil entre las potencias mundiales desmienten el hecho de que los estados del sudeste asiático compran más armas rusas de las que India y China juntas.

Esta creciente red de negocios de armas fortalece el poder «blando» de Rusia al ayudar a los estados asiáticos a ingresar en la esfera de influencia de Moscú. La preponderancia de las armas rusas en Asia ha traído su parte de consecuencias involuntarias. Los expertos consideran que el sudeste asiático es una «encrucijada» para el contrabando de armas pequeñas y el tráfico de armas.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre