El futuro de las relaciones Rusia-Bolivia con las elecciones de 2019

0
114

Evo Morales y Vladimir Putin han sostenido relaciones bilaterales de excelente calidad. La forma en la que Morales se ha distanciado de Estados Unidos y a virado hacia la Federación Rusa se puede evidenciar en las ayudas comerciales y militares que en distintas oportunidades ha recibido el Estado Plurinacional desde su aliado en oriente (Te puede interesar: Bolivia y Rusia anuncian impulso de cooperación militar, minero y otros)

En noviembre de 2017, Putin realizó su primera visita a Bolivia y desde entonces, la cooperación militar y energética ha tomado fuerza. Renovación de equipos militares, entrenamiento y tecnología,  así como la firma de un contrato para la construcción de de un Centro de Investigación y Tecnología Nuclear (También: Bolivia y Rusia inician construcción de Centro de Investigación Nuclear que fue iniciada en junio de este año, son algunas de las medidas que han fortalecido las relaciones bilaterales entre estos países.

Incluso este tipo de relaciones han preocupado a Estados Unidos, que enfocó su Estrategia de Defensa para el año fiscal de 2019 que inició el pasado mes de septiembre, pues países como Rusia y China se están acercando estratégicamente a América Latina, región que había sido de dominio histórico norteamericano.

Sin embargo, la relación tan estrecha que habían logrado construir Bolivia y Rusia puede verse afectada por las próximas elecciones en el país suramericano, que tendrán lugar en el año 2019. Las elecciones primarias, figura que recién se empezará a utilizar en Bolivia, fueron anunciadas por el Tribunal Electoral para ser realizadas en el mes de enero.

A pesar que no hay una lista oficial de las personas que se postularán, sí hay dos candidatos seguros; el actual presidente Evo Morales, representante de Movimiento Al Socialismo y el ex presidente Carlos Mesa, quien ocupó el cargo entre 2003 y 2005.

¿Empate técnico?

Una encuesta realizada en el mes de julio por Mercados y Muestras, mostró un empate técnico entre los dos candidatos, Morales con una intención de voto de 27% y Mesa de 25%. No obstante, en el caso de llegar a una segunda vuelta, Morales perdería ante Mesa con un porcentaje 32% a 48%.

Así las cosas, Mesa sería una opción muy probable en el camino hacia la presidencia  al identificarse como la persona capaz de hacerle frente y oposición a Morale, además de ser parte de una cuna derechista cuando participó en política, podría modificar las relaciones bilaterales que sostuvo Morales, apoyándose de Rusia y China y apoyando a regímenes como el chavista-madurista y a Ortega en Nicaragua.

Si esto llegara a pasar, la política exterior boliviana podría redireccionarse hacia Estados Unidos,  la ideología socialista que gobernó a Bolivia desde el 2006 se vería desdibujada y este país se encontraría en una situación similar a la que hoy vive Brasil que disputará su segunda vuelta el próximo 28 de octubre con dos candidatos que representan posiciones muy opuestas. El resultado definirá la forma en la que Brasil se relacione con la región, el hemisferio y el mundo.

Este mismo escenario lo viviría Bolivia si Morales y Mesa son los candidatos más opcionados. Y si Morales pierde la presidencia, países como Rusia y China que se están acercando a la región, perderían también un aliado que no solo está constantemente generando presión a las acciones de su competencia más directa, sino que les abre espacios militares y comerciales en América Latina.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre