El campo de concentración colombiano en la Segunda Guerra Mundial

El Hotel Sabaneta fue construido en 1920 en Fusagasugá, Cundinamarca, a 80 km de la capital colombiana. Era el centro de descanso más reconocido del país por albergar a políticos y personalidades del país cuando quisieran alejarse un poco de la realidad y tomar un tiempo de esparcimiento en el hermoso lugar.

Fue la primera construcción de ladrillos del municipio y sirvió como sitio turístico por poco más de 20 años. En 1943, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial un submarino alemán hundió una goleta colombiana en cercanías al Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. A pesar que Colombia se había identificado como un país neutral en el conflicto mundial, nunca fue indiferente.

El incidente ocasionó que el Gobierno congelara los bienes de los ciudadanos provenientes de países del eje con el fin de reparar económicamente el hundimiento de la goleta. Fue el primer paso para castigar a los ciudadanos provenientes de esas naciones, por tener un lazo histórico y nacional con las mismas.

Las listas negras creadas por Estados Unidos en 1941 permitieron que Colombia y otros países de la región – a excepción de Argentina- impusieran vetos y sanciones económicas a quienes estuvieran en ellas. Un aproximado de 1800 personas y empresas fueron víctimas de estas acciones.

El campo de concentración

Con base en dichas listas negras y dándole continuidad a la ejecución de políticas aislacionistas a los países del eje nazi-japonés, en 1944 se creó una especie de Campo de Concentración pro aliados en el famoso Hotel Sabaneta. Estuvo activo hasta 1945 y albergó alrededor de 100 alemanes y 11 japones señalados de ser simpatizantes del eje.

Quienes lo habitaban tenían algunas restricciones como toque de queda de silencio a la hora de dormir, diana para levantarse, visitas de familiares solo 2 veces por semana y correspondencia o paquetes solo en el idioma español. Además, debían pagar por su estadía como si estuvieran en un hotel común y corriente. Algunas de las familias con más poder económico, se trasladaron a vivir en Fusagasugá con el fin de estar cerca de sus familiares.

Hoy en día, descendientes de quienes tuvieron la mala suerte de haber vivido allí alegan injusticias en los procesos de encarcelamiento, justificando que los juzgaban sin pruebas y solo con base de rumores y malos comentarios de ciudadanos comunes. Las películas ‘Exiliados en el exilio'(2002) y ‘El sueño del Paraíso’ retratan estas historias.

Una vez finalizó la guerra y el eje nazi-japonés fue derrotado, el ‘Campo de Concentración’ fue cerrado. Aun así, es una prueba de la alianza y colaboración histórica que Colombia ha tenido con Estados Unidos, cuando aun sin pertenecer a la Guerra, sirvió como base del aislamiento de nacionales; una figura que se podría asemejar al ‘prisionero de guerra’.

Hoy el Hotel no existe, una vez cerró como prisión nunca volvió a su uso habitual y los Gobiernos Nacional y Local prefirieron dejar caer la única prueba de la existencia de campos de concentración en América Latina durante la Segunda Guerra Mundial (Te puede interesar: Noticias Militares de Cuba: La Segunda Guerra Mundial en el Caribe).

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre