El cambio de la financiación militar de Codelco Chile se acerca

0
207

La Ley Reservada se promulgó en octubre de 1958 y asigna directamente el 10% de las ventas de exportación de la compañía estatal de cobre Codelco a las fuerzas armadas chilenas.

Las fuerzas armadas también nombran un director para el consejo de Codelco.

Codelco deposita dólares estadounidenses en tres cuentas secretas para el ejército, la fuerza aérea y la marina en el Banco Central de Chile que se mantienen fuera de la cuenta única de tesorería y la supervisión parlamentaria.

La contribución mínima esperada es de US $ 180 millones al año, pero en períodos con altos precios del cobre, como durante el superciclo a principios de la década, esto puede aumentar hasta $ 1 mil millones.

Esta fuente de financiamiento ha transformado a las fuerzas armadas de Chile en una de las más capaces de la región con equipos muy superiores a cualquier otro país de la región, a pesar de su población relativamente pequeña de 16 millones.

Problemas de fondos

Para Codelco, la persistencia de la Ley Reservada ha restringido la cantidad de fondos que tiene disponibles para la reinversión en un momento en que tiene una cartera de actualización de 10 años por $ 39 mil millones de proyectos de sostenimiento y desarrollo para financiar.

También restringe la capacidad de la empresa para invertir en proyectos o formar empresas conjuntas en otros países, ya que otros gobiernos son reticentes a ayudar indirectamente a financiar las fuerzas armadas de un competidor regional.

La iniciativa de reforma marca un nuevo intento por parte de la administración del presidente Sebastián Piñera para eliminar la polémica ley.

El proyecto de ley original se presentó en mayo de 2011 durante su primer mandato como presidente. Fue aprobado por la Cámara de Diputados, la cámara baja de Chile, en junio de 2012, y la Comisión de Defensa del Senado en enero de 2013. Piñera reinició el proceso en agosto de 2018 después de enmendar el proyecto de ley original.

«Esperamos que el Senado apruebe el proyecto de ley y que en marzo podamos aprobar un cambio que se haya propuesto durante más de una década», dijo el ministro de defensa, Alberto Espina, a El Mercurio de Antofagasta.

«No hay justificación para que las capacidades estratégicas de las fuerzas armadas, que los militares se financien con dinero del cobre. Esto no tiene sentido».

«Lo importante es que tengamos un financiamiento adecuado que sea estable porque un país que no cuida de sus fuerzas armadas, no cuida de su soberanía y hemos visto que cuando esto ocurre, uno pierde la independencia política».

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre