Ejército de Perú en zona fronteriza con Colombia por presencia de FARC

0
387

En medio de una operación contra el narcotráfico el lunes 16 de julio, Perú arrestó a más de 50 ciudadanos, en su mayoría colombianos, en una zona fronteriza que al parecer está bajo el control de disidentes de las extintas FARC.

La operación se dio gracias a la coordinación del Ejército de Colombia y las Fuerzas Militares del Perú y fue bautizada ‘Armageddon’. Para desarrollarla, el presidente Vizcarra declaró estado de emergencia que empezó a regir el lunes en la mañana, en la Provincia de Putumayo, en cercanías a la frontera con Colombia y Ecuador (Te puede interesar: Noticias Militares de Ecuador: Campamento de disidentes de FARC)

El estado de emergencia suspendió libertades civiles y permite que las Fuerzas Militares ejerzan total control del Putumayo durante 60 días (2 meses). El alcalde de la provincia, Segundo Julca, se pronunció apoyando la medida y describiéndola como la opción para hacer retroceder a los disidentes de las FARC de Colombia de incursionar en su territorio.

Las FARC en Perú

Al parecer, los disidentes estarían reclutando campesinos peruanos para cultivar coca, la principal fuente de ingresos de sus actos delictivos. El alcalde señaló que como el Ejército de Colombia mantiene la presencia en la zona, los disidentes han optado por movilizarse hacia el lado peruano, por lo que los operativos de las autoridades peruanas deben ser reforzados.

«El ejército colombiano lleva a cabo muchas patrullas. El lado peruano ofrece más seguridad. Pueden cultivar coca más fácilmente «, dijo Julca por teléfono desde Iquitos. Dijo que recibió tantas amenazas de muerte que ahora vive en gran parte fuera de Putumayo.

Además del arresto, se lograron desactivar cuatro laboratorios de cocaína, y el ministro de Defensa del Perú, José Huerta, definió la situación como un total éxito.

Por su parte, los disidentes no se proclaman narcotraficantes sino rebeldes de las FARC, y solicitan apoyo al gobierno local de Putumayo e invita a los jóvenes peruanos a unirse a las filas del grupo narco guerrillero.

Además, amenazaron al Ejército peruano, resaltándoles que de no mantener «buenos vínculos» se enfrentarían a represalias.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre