Ejército colombiano lidera misión ecológica en humedales

0
243

Soldados del Ejército colombiano se mueven a través de la densa niebla del Páramo de Sumapaz en Colombia, un humedal de gran altura en Bogotá. Aunque este humedal ha sido el sitio de años de intensos combates entre el gobierno y las fuerzas rebeldes, los soldados que se encuentran aquí no participan en acciones militares: están trabajando en el jardín.

Los soldados en el Páramo de Sumapaz pertenecen al Primer Batallón de Alta Montaña de Colombia. Entrenados para cazar a sus oponentes en un entorno hostil a gran altitud y bajas temperaturas, ahora se dedican a la construcción de invernaderos, parcelas de viveros y laboratorios. Su misión es el cultivo del frailejón peludo, tipo cactus. Esta planta rara y en peligro de extinción es clave para garantizar la principal fuente de agua dulce de Colombia y está desapareciendo.

Aproximadamente el 70% de la población de Colombia obtiene su agua de los páramos, donde el frailejón es una «especie clave», lo que significa que las otras plantas y animales de su ecosistema dependen de ella para su propia supervivencia. Los humanos también dependen de esta planta nativa: en los páramos perpetuamente neblinosos, el frailejón atrapa enormes cantidades de niebla en su superficie vellosa. La niebla se adhiere a la piel de los frailejón como gotas de agua que caen al suelo cuando crecen lo suficiente. El agua acumulada fluye hacia los lagos y ríos que actúan como reservorios para el agua potable y la hidroelectricidad en la mayor parte del país.

Los investigadores han identificado varias causas del declive del frailejón, entre ellas las temperaturas más cálidas, los días más largos y secos, el aumento de las poblaciones de plagas, el uso agrícola ampliado de los páramos y la guerra civil en Colombia, que terminó en 2016.

Nuevas amenazas a la seguridad: el cambio climático

De las amenazas anteriores, todas menos la guerra pueden vincularse directamente con el cambio climático. Las temperaturas cada vez más altas y los días más soleados han aumentado el estrés ambiental en el frailejón y han alentado a las personas que viven en los páramos a expandir sus operaciones agrícolas, que compiten por el espacio utilizado por los frailejones e introducen nuevas plagas en la región.

Según el Dr. José Pacheco, profesor de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia y experto en conservación de frailejón, el cambio climático ya ha cobrado un precio significativo en la planta nativa. Un clima más seco y cálido, junto con la agricultura expandida que invita, ha puesto en peligro 36 de las 68 especies de frailejones endémicos de Colombia y ha puesto a 7 más cerca de la extinción.

El esfuerzo del ejército para rescatar frailejones es parte de un esfuerzo más amplio para enfrentar los impactos del cambio climático. En contraste con los Estados Unidos, los colombianos no debaten seriamente la existencia del cambio climático.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre