EEUU: Nueva política cubana

0
529

El presidente Trump anunciará su nueva política, la cual aumentará los esfuerzos para restringir que empresas estadounidenses hagan negocios con empresas cubanas controladas por los militares de ese país y aplicar estrictamente las normas sobre los estadounidenses que viajan a la nación comunista, según un memorando.

Se espera que el presidente enfatice que la prohibición del turismo estadounidense en Cuba sigue vigente y anuncia que su administración «aplicará estrictamente las 12 categorías autorizadas para que los ciudadanos estadounidenses viajen a la isla». Esas categorías incluyen visitas familiares, negocios gubernamentales oficiales, actividades educativas y religiosas, clínicas de salud y «apoyo al pueblo cubano».

GAESA

Las nuevas restricciones al comercio se centrarán en, tratos con empresas de propiedad de militares cubanos, la más conocida es GAESA dirigida por Alberto Rodríguez López-Callejas, que funge como presidente. La política pide a los estadounidenses que viajan a Cuba a utilicen «las empresas privadas y los servicios prestados por el pueblo cubano, en lugar de las empresas y los servicios prestados por … GAESA».

El memorando que describe la nueva política no dice si Trump cerrará las embajadas o romperá las relaciones diplomáticas, las cuales fueron restauradas por la administración Obama en 2015.

Se espera que Trump justifique las nuevas restricciones por motivos de derechos humanos. La política dirige al Secretario de Estado Rex Tillerson para crear un grupo de trabajo que explore formas de aumentar el acceso a Internet a la isla. También se espera que el presidente pida la liberación de prisioneros políticos cubanos, pero no proporcionó más detalles.

Detalles sobre la nueva política

La administración ha estado redactando esta una nueva política con aportaciones del Representante Mario Díaz-Balart y el Senador Marco Rubio, ambos republicanos cubano-americanos del sur de la Florida.

Durante su campaña presidencial, Trump dijo que la decisión de Obama de aliviar las restricciones al comercio y al viaje equivalía a jugar en manos de un régimen que no había hecho concesiones a cambio. A principios de este año, el secretario de Estado Rex Tillerson dijo que la administración Trump llevaría a cabo una revisión «de arriba a abajo» de la política de Estados Unidos y Cuba.

Los defensores del levantamiento del embargo dicen que adoptar un enfoque punitivo hacia Cuba no ha hecho nada para lograr mejoras en los derechos humanos en más de 50 años y que es hora de probar algo nuevo. Ellos creen que cuanto más contacto tengan los cubanos y los estadounidenses más oportunidades tendrán los cubanos para formar emprendimientos empresariales – ayudados por los estadounidenses – lo que permitirá que halla más presión habrá para que el sistema político cambie en la isla.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre