EE.UU. clasifica a Venezuela como «amenaza a la estabilidad regional»

0
193

El gobierno de los Estados Unidos ha descrito a Venezuela como una «clara amenaza para la estabilidad y la seguridad regionales» el pasado martes 30 de octubre. Los comentarios se producen cuando las autoridades aliadas de Estados Unidos en Bogotá y Brasilia brindan soluciones militares a los problemas regionales.

Los comentarios se producen en medio de una mayor tensión entre Caracas y Washington. El presidente Trump recientemente respaldó una posible acción militar contra Venezuela, y su gobierno ha fomentado el apoyo a los oficiales militares «rebeldes» venezolanos en los últimos meses, con miras a promover un golpe de Estado contra Maduro.

El gobierno de los Estados Unidos también renovó el decreto presidencial 13692 en marzo de este año, que clasifica a Venezuela como una «amenaza inusual y extraordinaria» para la seguridad nacional de los Estados Unidos, abriendo el camino para las sanciones financieras y posiblemente otras medidas de aislamiento contra el país caribeño.

Últimas declaraciones de EE.UU.

Estas últimas reclamaciones del gobierno de los EE. UU. se producen en un momento de tensas relaciones entre Venezuela y sus vecinos aliados Brasil y Colombia, y tanto el presidente electo de Brasil Jair Bolsonaro como el presidente colombiano Iván Duque están sacudiendo sus sables contra Caracas esta semana.

Tras el éxito electoral de Jair Bolsonaro en Brasil el domingo, el presidente Trump prometió rápidamente la cooperación «militar» con el hombre descrito como «neofascista», y el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, luego ofrecería «colaboración» en «asuntos prioritarios». Se ha informado sobre los esfuerzos para derrocar al gobierno elegido democráticamente en Venezuela.

Mientras se encontraba en la campaña, Bolsonaro insinuó en numerosas ocasiones una posible acción militar contra Venezuela, y permitió que se estableciera una base militar estadounidense cerca de la frontera con el país petrolero.

Hablando después de su victoria, y en referencia a Venezuela y Cuba, Bolsonaro aclaró su orientación política al afirmar que «dejaremos de alabar las dictaduras asesinas, y dejaremos de despreciar o incluso atacar a democracias importantes como Estados Unidos, Israel e Italia». Desde entonces declaró que sus primeros viajes al extranjero como presidente serán a Estados Unidos e Israel.

En una entrevista separada, Bolsonaro pareció atenuar la retórica diciendo que una intervención en Venezuela «no está en los planes de Brasil». Sin embargo, reiteró que Brasil jugaría un papel en «resolver este problema».

Bajo el pretexto de luchar contra «terroristas» y «grupos organizados», las tropas, que fueron enviadas a la región de Catatumbo, agregarán sus armas al ejército fronterizo de 6,000 soldados y 2,000 militares y policías adicionales enviados a la zona en abril del presente año.

La propia Venezuela cerró parcialmente la frontera colombiana el pasado martes 30 de octubre, no como respuesta a la acumulación militar en el otro lado, sino después de un brote de fiebre aftosa en Colombia.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre