Dispositivos médicos para controlar salud y estado físico de los soldados

0
344
Se estudia creación de Centro Conjunto de Medicina Operativa de Brasil
Se estudia creación de Centro Conjunto de Medicina Operativa de Brasil

Asegurar que las tropas estén sanas y en forma es un enfoque clave para los militares, que cumplen con su deber de cuidado, fomentan la capacitación y aumentan la eficacia operativa.

Esto se ha visto respaldado en los últimos años por el rápido desarrollo de tecnologías destinadas a controlar la frecuencia cardíaca, los niveles de oxígeno y una gama de otros datos fisiológicos.

Hay una variedad de programas en curso en este sector. Por ejemplo, la Agencia de Salud de Defensa de EE. UU. (DHA) está trabajando en un programa llamado Sistema de preparación y rendimiento de la salud (HRAPS).

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) también está llevando a cabo una gran cantidad de trabajo en esta área.

Su principal enfoque ha sido en el diseño e implementación de sistemas implantables, que pueden medir directamente los cambios en la química corporal.

DARPA ha invertido en el trabajo de Profusa, una compañía que ha diseñado sensores integradores de tejido que se sientan debajo de la piel y permiten el monitoreo del nivel de tejido, según Col Matt Hepburn, gerente de programa en la Oficina de Tecnologías Biológicas de DARPA.

Incorporar los sistemas inteligentes a los soldados

Generalmente, el cuerpo detectará la presencia de una entidad extraña, creando una cicatriz alrededor de ella; esto haría imposible que los sensores incrustados tradicionales funcionen.
Sin embargo, el dispositivo Profusa no está hecho de metal o plástico, sino de un «hyrdrogel»: una pequeña astilla de material que tiene la misma composición que el tejido del cuerpo, evitando así una respuesta de cuerpo extraño, este matrerial es capaz de incorporar sensores químicos para medir oxígeno, glucosa, sodio, potasio y otras sustancias directamente al nivel del tejido.

Por ejemplo, el oxígeno cerca del sensor causa un cambio químico que emite una señal de luz infrarroja cercana. Esta señal es detectada por un parche usado en la piel y luego se transmite desde el parche a una aplicación de teléfono móvil

Hepburn ve una gama de aplicaciones militares para la tecnología, particularmente para usuarios de fuerzas especiales. Por ejemplo, dado que a menudo necesitan operar en lugares donde pueden necesitar permanecer durante largos períodos de tiempo, «tener algo que monitoree su salud de manera continua en el que realmente no tenga que pensar va a ser increíblemente valioso para un médico de fuerzas especiales».

Además, la monitorización de los niveles de oxígeno puede proporcionar indicios tempranos de que una persona se está enfermando, lo que tiene usos obvios en un entorno muy avanzado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre