Rusia realiza ejercicios militares en isla reclamada por Japón

0
237

Rusia aumenta presencia militar en islas reclamadas por Japón. Tokio ha manifestado su molestia por el uso de las islas pavimentando el camino para una base militar y la llegada de aproximadamente 2.000 soldados rusos que realizarán operaciones militares en las islas Kuriles al norte de Japón.

La ausencia de una finalización  de la disputa por las islas sería un duro golpe para el primer ministro Shinzo Abe, pues ha sido el encargado en resolver el problema desde 2012. La principal consecuencia para Rusia sería que la inversión japonesa se vería comprometida, devolviendo Japón al bando de Estados Unidos.

Hasta el momento se han realizado 20 reuniones diplomáticas como intentos de resolver el conflicto.

Con la ocupación militar, Rusia envió un mensaje claro señalando que no tenía prisa, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, advirtió que Rusia y Japón necesitan desarrollar sus relaciones antes de llegar a un acuerdo territorial, un proceso que según dijo tomó más de 40 años con China, señaló: «La parte japonesa tiene prisa», y habrá «una gran decepción» si no hay progreso, dijo James Brown, un experto en relaciones ruso-japonesas en la Universidad de Temple en Tokio.

Posibles acuerdos para resolver el conflicto

La solución más reciente de Japón propuesta por Abe en 2016, establecía la necesidad de un plan conjunto para desarrollar los territorios azotados por el viento, que se encuentran a 25 kilómetros de la isla japonesa de Hokkaido. Ofreció ayuda en la piscicultura, la agricultura de invernadero, el turismo, la energía eólica y el reciclaje de desechos. Si bien Rusia acoge con satisfacción la idea, la iniciativa apenas ha avanzado debido a un desacuerdo sobre si las empresas operarían de acuerdo con la legislación rusa.

Rusia, por su parte, ha asegurado promesas de grandes inversiones energéticas japonesas, incluso desarrollos offshore y proyectos de GNL en Sakhalin y el Ártico, ofreciendo a Putin la posibilidad de aliviar la presión sobre su economía de las sanciones estadounidenses y europeas por el conflicto en Ucrania.

La escalada militar de Rusia «es una respuesta a las acciones de Estados Unidos porque no tenemos otros enemigos en esta región», dijo Alexander Lukin, experto en Asia en el Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú. «También hay un momento psicológico: Rusia quiere demostrar que es nuestro territorio y no estamos dispuestos a cederlo a nadie»

 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre