Desafíos en implementación de justicia tras acuerdo de paz en Colombia

0
188

Este año será crítico en los esfuerzos para asegurar el fin del conflicto armado que ha afectado a Colombia durante las últimas cinco décadas. Desde que firmó un acuerdo de paz en 2016, el gobierno colombiano ha luchado para implementar los elementos centrales de los acuerdos.

Los defensores de los derechos humanos que trabajan para abordar las quejas de las comunidades marginadas a través del proceso de paz han sido atacados con impunidad. Y los esfuerzos por responsabilizar a los responsables de crímenes de guerra enfrentan desafíos importantes. El progreso demostrable para abordar estos dos problemas será crucial para garantizar una paz duradera.

Luego de un retraso significativo en la adopción de la legislación de implementación para el tribunal, el JEP recientemente inició un procedimiento en un caso clave que pondrá a prueba las disposiciones controvertidas de los acuerdos concernientes a la responsabilidad de los comandantes por la mala conducta de los subordinados.

El caso se refiere al general Mario Montoya Uribe (ret.), quien se desempeñó como comandante principal del Ejército entre febrero de 2006 y noviembre de 2008 (Te puede interesar: Investigaciones de “falsos positivos” del general Montoya en Colombia). Está siendo investigado por su papel en la emisión de una directiva que contribuyó a los llamados «falsos positivos», el asesinato extrajudicial de miles de civiles, al recompensar a los miembros de las fuerzas de seguridad por los conteos de cadáveres.

Importancia del caso Montoya

En octubre de 2018, el Centro de Derechos Humanos de la Asociación de Abogados de los Estados Unidos, envió a un observador a los procedimientos iniciales contra Montoya para determinar si los procedimientos cumplen con las normas internacionales relacionadas con el deber del estado de investigar y procesar abusos graves, incluidos los autores intelectuales de tales abusos.

El caso Montoya será una prueba importante para determinar si la enmienda constitucional que implementa los acuerdos se interpretará de manera consistente con las normas internacionales sobre la responsabilidad de los comandantes por la conducta indebida de los subordinados.

Sin embargo, el incumplimiento de estas normas puede no estar sujeto a la jurisdicción de la CPI en este caso, debido a la inusual invocación por parte de Colombia de una disposición del estatuto de la Corte Penal Internacional (CPI) que permite al estado optar por no ser procesado por crímenes de guerra durante siete años después de su adhesión a la jurisdicción del tribunal (También: Corte Constitucional colombiana debe abordar fallas de la JEP). Como Colombia aprobó el estatuto en 2002, gran parte de la conducta en cuestión en este caso puede no estar sujeta a la jurisdicción de la CPI, con la posible excepción de los crímenes de lesa humanidad. Incluso si la CPI no tiene jurisdicción, la Corte Interamericana de Derechos Humanos tendrá jurisdicción para determinar si el estado ha cumplido con su deber de investigar y procesar.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre