Delegaciones de la CIDH estudian derechos fundamentales de Brasil

0
193

Desde el lunes (5), una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) está en Brasil para conferir de cerca la situación de los derechos fundamentales en el país.

La comisión está dividida en cinco grupos de trabajo que van a observar cómo el Estado brasileño ha tratado cuestiones relacionadas a poblaciones quilombolas, indígenas, los efectos de la tragedia de Mariana, la situación en los presidios, la intervención militar en Río de Janeiro, la violencia contra defensores de derechos humanos, la acogida a inmigrantes, el amparo a las familias campesinas y personas en situación de calle. Para ello, los equipos fueron distribuidos por regiones.

Para la diputada federal María del Rosario (PT / RS), ex ministra de la Secretaría Especial de Derechos Humanos, la visita de la comisión es oportuna, dado el agravamiento de las violaciones de derechos humanos en el país, tras el rompimiento democrático con el golpe de Estado 2016.

En Maranhão, los trabajos están concentrados en las personas privadas de libertad, principalmente en el complejo penitenciario de Pedrinhas, donde en los últimos años, una serie de fugas, rebeliones y masacres entre presos llamó la atención de los defensores de los derechos humanos. El equipo también visita tres quilombos en Alcántara, en el norte del estado. La cuestión racial y quilombola también es observada por el equipo que visita el estado de Bahía.

En Río de Janeiro, algunas penitenciarias también son visitadas. Además, la agenda incluye encuentros con familiares de víctimas de la violencia policial y diligencias para averiguar los efectos de la intervención militar en la seguridad pública del Estado y las investigaciones sobre el asesinato de la concejal del PSOL, Marielle Franco(Te puede interesar: Brasil continúa investigación por asesinato de Marielle Franco).

Los equipos también visitan en Minas Gerais, donde abordan las consecuencias de la tragedia del rompimiento de la represa de Fundão, en Mariana, que cumplió tres años el último día 5 de noviembre. En São Paulo, la agenda de la CIDH incluye encuentros con familiares de víctimas del Carandiru, poblaciones en situación de calle y usuarios de drogas.

Otros temas de interés

Un equipo también visita el estado de Roraima para comprobar de cerca la situación de los migrantes venezolanos. La población indígena será objeto de un grupo de trabajo que visita las ciudades de Marabá, Santarém y Altamira, en Pará; y otro grupo observa la situación de los guaraníes Kaiowá, en Mato Grosso do Sul.

Durante la visita a la aldea Açaizal, Territorio Munduruku del Planalto, en Pará, el equipo de la CIDH fue intimidado por representantes de productores de soja del Planalto Santareno, que intentaron impedir la realización de la reunión con el pueblo indígena y expulsar al comisariado de la región.

Según María del Rosario, ante las perspectivas negativas en relación a los derechos humanos, a partir de la elección de Jair Bolsonaro para la Presidencia, organismos internacionales de control serán fundamentales.

Zylbersztajn explica que la CIDH se relaciona con autoridades de gobiernos consolidados y, por eso, tuvo encuentros con autoridades del gobierno federal actual, pero que la comisión estaría abierta a reunirse con miembros del futuro gobierno, si fuera buscada por el equipo de transición.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre