Corea del Norte sigue teniendo pocas garantías a los Derechos Humanos

0
135

Si bien 2018 ha visto un avance sorprendente en las relaciones diplomáticas en la península de Corea, los derechos humanos en Corea del Norte siguen siendo pésimos, según un funcionario de las Naciones Unidas.

Tomás Ojea Quintana, relator especial de la ONU sobre derechos humanos en Corea del Norte, dijo a los reporteros el martes en una conferencia de prensa en Nueva York que «la situación de los derechos humanos en este momento no ha cambiado sobre el terreno en Corea del Norte a pesar de este importante progreso en materia de seguridad y paz». y la prosperidad «.

Quintana dijo que cree que el gobierno norcoreano continúa persiguiendo las violaciones y los crímenes de lesa humanidad detallados en un informe histórico de la Comisión de Investigación de los Estados Unidos sobre los derechos humanos en Corea del Norte.

Crimenes de lesa humanidad

Citando ese informe, Quintana dijo que la Comisión había encontrado «crímenes de lesa humanidad que implicaban el exterminio, asesinato, esclavitud, tortura, encarcelamiento, violación, abortos forzados y violencia sexual» y la persecución por motivos políticos, religiosos y de género, entre otros delitos.

Otros grupos de derechos también han descrito las condiciones brutales dentro de Corea del Norte. En un informe de este año, Amnistía Internacional afirmó que Corea del Norte tenía hasta 120.000 presos políticos en campos, donde se practican el trabajo forzoso y la tortura.

Las declaraciones del funcionario de la ONU se producen durante un período en el que el líder norcoreano Kim Jong Un ha hecho mucho para transformar su imagen. Se ha reunido tres veces este año con el presidente surcoreano Moon Jae-in, y en abril, Kim y el presidente Trump celebraron una cumbre histórica en Singapur. Esa reunión produjo un acuerdo que prometía trabajar para construir la paz y desnuclearizar la península de Corea.

Además de su compromiso con los Estados Unidos y Corea del Sur, Quintana pidió a Corea del Norte que comience a abordar su situación de derechos humanos, comenzando por permitir que tanto él como la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, visiten el país. A Quintana no se le ha permitido ingresar a Corea del Norte y debe basar sus hallazgos en entrevistas con quienes abandonaron el país.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre