Conscripta denunció violación de oficial durante servicio militar en Chile

0
325

Carol Instroza, ex conscripto del regimiento de Calama, mediante una historia que contó y sirvió como denuncia pues afirma haber sido víctima de una violación mientras prestaba su servicio militar. Al parecer, el victimario de la soldado fue un oficial. Según su testimonio, la joven arribó a las instalaciones en abril de 2017, y fue asignada a la compañía de blindaje de Calama, y el comandante de dicha compañía fue el Teniente Pablo Castillo.

De acuerdo con sus declaraciones, ella fue víctima también, de acoso o bullying por parte de sus compañeras. Así pues, recibía mensajes de Whats App del Teniente Castillo, en los que le ofrecía cambios en las guardias por fotos en completa desnudez. Estas situaciones según ella, son muy comunes entre los oficiales.

El fin de semana, específicamente el domingo, la soldado y una compañera salieron de la base hacia el skatepark de la ciudad. Una vez allí, les ofrecieron clonazepam para aliviar el estrés, lo que hizo que la mujer se sintiera rara, perdiera la noción del tiempo y no obtuviera respuesta de las extremidades de su cuerpo. Fue llevada hasta la enfermería, y fue enviada a buscar al teniente a su mando.

«Yo estaba de pie, y no recuerdo bien pero aparecí al lado de él en su escritorio, y en ese momento me empieza a tocar el cuerpo por encima de la ropa y a besar, no decía nada, luego me da vuelta y yo quedé dándole la espalda a él, y en eso me baja el buzo y mi ropa interior y me penetra vaginalmente», narró.

Al siguiente día, desayunó y fue llamada por Castillo a su oficina. «Entré, y sin decirle nada, me cuenta lo que había pasado la noche anterior. Me dijo, textual, que se había ‘aprovechado’ del estado en el que estaba», aseguró. Así pues, el oficial le medicó una pastilla y le pidió que se la tomara. Luego de algunas investigaciones, la mujer supo que esto era una píldora del día después.

Denuncia

La joven hizo la denuncia después de ocho días de ocurrida la situación en la Oficina de Asistencia al Soldado Conscripto (OASE). El 14 de noviembre, inició la investigación. No obstante, el caso no fue transferido a la justicia civil. Por tal motivo, la mujer junto con sus familiares denunció el caso ante la Fiscalía de Calama. A pesar de la situación, la mujer siguió dentro de la unidad hasta graduarse, cruzándose constantemente con su agresor.

«La primera vez que lo vi me quedé paralizada, lo había denunciado hace poco, y nos cruzamos en un pasillo. Él me miró, bajó los ojos y se rió. Nunca voy a olvidar eso», relató

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre