Altibajos del Complejo Militar-Industrial de Rusia

0
437

Entre el 16 y el 19 de mayo, el presidente Vladimir Putin asistió a los ya tradicionales encuentros de Sochi abordando los principales problemas y avances del complejo militar-industrial de Rusia. Ahora en su novena entrega, las reuniones se han organizado dos veces al año -en mayo y noviembre- desde 2013 en presencia de los principales actores militares-industriales de Rusia, que van desde los principales dirigentes de la industria de defensa hasta altos ejecutivos del Ministerio de Defensa.

El principal objetivo de las reuniones de Sochi, según el presidente Putin, era «revisar el estado y las perspectivas para el desarrollo de las Fuerzas Armadas, así como de la industria de defensa». Durante las reuniones, se presentó al Presidente Putin los resultados de la implementación de las Órdenes de Defensa del Estado (GOZ) y el plan de reequipamiento de las Fuerzas Armadas, y lo más importante, con la recién terminada versión del próximo Programa Estatal de Armamento, 2018-2025.

El resultado de las reuniones de Sochi se puede desglosar en varias cuestiones clave que afectan el complejo militar-industrial de Rusia en la actualidad.

Programa de Armamento de Estado (GPV) para 2018-2025

Las reuniones de Sochi se dedicaron principalmente a la presentación del próximo GPV (Gosudarstvennaya Programma Vooruzheniya) 2018-2025 al Presidente Putin para su revisión. Con pocos toques finales, el nuevo GPV será presentado oficialmente en las próximas semanas a la Comisión Militar-Industrial antes de su aprobación final a finales de 2017. El objetivo del GPV 2018-2025 es crucial: abordar las deficiencias de la presente interacción (GPV 2012-2020), asegurar fondos suficientes para la adquisición de las Fuerzas Armadas y superar los retrasos en la creación del Programa.

Las prioridades en materia de adquisiciones son en  Innovación y Desarrollo, las cuales se centrarán probablemente en la adquisición de los tanques T-90 y T-14 Armata, fragatas adaptables del Almirante Gorshkov, y demás capacidades requeridas para mantener a flote las fuerzas estratégicas, entre otros.

Modernización de las fuerzas Armadas

Durante las reuniones de Sochi, el Presidente Putin recordó la importancia de la modernización de las Fuerzas Armadas. Incluye el aumento de la cuota de armas y modernización de sistemas hasta el 62% en 2017, dividido entre 42% para el Ejército, 58% para las tropas aerotransportadas (VDV), 68% para las Fuerzas Aeroespaciales (VKS) y 55 % para la Marina.

Mientras que la realidad de la industria de defensa de Rusia subraya la imposibilidad de esta tarea, Moscú tiene formas de lidiar con los números y con lo que la «modernización» realmente abarca. De hecho, el actual GPV 2012-2020 prevé la modernización del 70% de todos los sistemas militares actualmente en servicio en las Fuerzas Armadas de Rusia. Esta cifra debe matizarse, ya que en realidad se divide en dos categorías: la adquisición de nuevos sistemas, por un lado, y la modernización de los sistemas existentes.

Órdenes de Defensa del Estado (GOZ)

La adopción de una orden estatal de defensa pertinente (Gosudarstvennyi Oboronnyi Zakaz, GOZ) y el establecimiento de fórmulas coherentes de formación de precios para la contratación pública son siempre una pesada tarea en Rusia. En consecuencia, el 97% de GOZ se cumplió oficialmente en 2016, es decir, 5,600 nuevos equipos adquiridos y 3 000 sistemas reparados.

En relación con las reuniones de Sochi, se organizó en San Petersburgo, el 26 de mayo, una conferencia sobre el tema «GOZ & pricing defense», en la que participaron varios altos funcionarios del Ministerio de Defensa y de la Comisión Militar-Industrial. La conferencia discutió abiertamente la elaboración de fórmulas de formación de precios y sus métodos de cálculo para el GOZ.

Las adquisiciones de defensa, a pesar de ser un proceso simplificado, siguen estancadas por muchas deficiencias: dificultades para establecer necesidades reales de adquisiciones entre las Fuerzas Armadas, tensiones entre el Ministerio de Defensa y el mundo industrial, cambio entre prioridades estratégicas y capacidades industriales.

Es importante destacar que la nueva ronda de GOZ después de 2019 se beneficiará enormemente de las operaciones militares rusas en Siria. Los sistemas de armas rusos obtuvieron mayor experiencia de combate y el ejército tiene ahora una etiqueta de «combate probado» que puede usar para justificar la adquisición.

Sustitución de importaciones

El Presidente Putin destacó los «buenos avances» de los programas rusos de sustitución de importaciones que se establecieron urgentemente en 2014 en el contexto del doble impacto provocado por las sanciones occidentales y la ruptura de los vínculos militares con Ucrania. Putin no adelantó públicamente cifras ni discutió los proverbiales avances en los planes de sustitución de importaciones, citando que aún quedaba mucho por hacer en esa área.

Se adoptaron medidas de emergencia en 2014 para sustituir, a finales de 2017, unos 700 tipos de componentes producidos por empresas ucranianas e importados en Rusia.

La sustitución de importaciones, un nuevo eslogan para la industria de la defensa, es probable que desempeñe un papel importante en el próximo GPV 2018-2025 y será altamente priorizada en próximas órdenes de Defensa del Estado. Como tal, la industria de defensa se presiona duro para producir internamente, a pesar de que a veces carecen de la tecnología para hacerlo.

Civilización de la industria de defensa

En Sochi, el presidente Putin insistió varias veces en la necesidad de aumentar la participación de la producción civil y de doble uso dentro de la industria de la defensa. A fines de 2016, Putin había anunciado que el volumen de los sistemas civiles y de doble uso debía aumentarse hasta el 30% de la producción total para 2025 y hasta el 50% para 2030.

En consecuencia, en el contexto de la disminución de las compras del Estado, la lógica es que las empresas y los productores de la industria de la defensa deben tratar de «civilizar» cada vez más su producción y «dejar de guiarse por la ejecución de contratos garantizados» Este mensaje también es frecuentemente criticado por Dmitry Rogozin, el viceprimer ministro a cargo de la industria de defensa. Por ejemplo, el plan de desarrollo estratégico de Rostec, recientemente revelado hasta 2025, prevé aumentar la participación de la venta de bienes civiles y de doble uso del 15 al 30%, es decir, un volumen de negocios de 700.000 millones de rublos para 2025.

Retos de la Industria

Convertir la producción de la industria de defensa de Rusia en un entorno  civil y de doble uso no ocurrirá sin obstáculos. De hecho, requerirá la implementación de los programas de I + D más importantes que no son previstos (y aún menos financiados) por los Programas Estatales de Armamento. También creará restricciones financieras para ciertas compañías que demostrarán ser incapaces de adaptarse rápidamente a su nuevo entorno, a falta de órdenes estatales.

La producción de doble uso, y particularmente en beneficio de la industria del petróleo y del gas, se convertirá sin duda en uno de los principales retos del complejo militar-industrial de Rusia en los próximos años.

La piedra angular permanece, sin embargo, la interacción entre lo que la industria de la defensa puede producir, lo que el ejército necesita y quién quiere adquirir en términos de exportaciones.

Informe adaptado de: Mathieu Boulegue, analista de seguridad en el campo de los asuntos eurasiáticos. Socio de la firma de gestión de riesgos, análisis estratégico y consultoría de negocios AESMA. Miembro de CAPE-Sogdiane, un grupo de reflexión centrado en Eurasia y estudios post-soviéticos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre