Comandantes militares de Colombia estarían en riesgo si falla la justicia transicional

0
429
Investigaciones de
Investigaciones de "falsos positivos" del general Montoya en Colombia

El fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI) visitará Colombia en septiembre para enterarse de los avances en las investigaciones de crímenes de guerra contra el jefe militar del país y decenas de otros altos comandantes.

Con esta visita es la segunda vez que la CPI presiona explícitamente para acelerar la investigación de los principales comandantes militares acusados de ser responsables de la ejecución extrajudicial de civiles.

Comandantes militares en las investigaciones estarían en riesgo si falla la justicia transicional de Colombia

Durante los dos mandatos del ex presidente Alvaro Uribe, los militares colombianos ejecutaron a más de 4.200 civiles para presentarlos como guerrilleros muertos en combate, según la Fiscalía General de Colombia.

La CPI ha estado monitoreando a Colombia desde 2004 y ha afirmado que se sospecha que el comandante de las fuerzas armadas de Colombia, el general Juan Pablo Rodríguez y otros 23 generales y seis cabos serian los responsables de 1.128 de estos asesinatos entre 2002 y 2010.

La visita será la primera del Fiscal General de la CPI, Fatou Bensouda, de Gambia, el objetivo principal de la visita es buscar pruebas concretas de los casos que está construyendo contra los comandantes militares colombianos.

Según el diario El Espectador, el fiscal de la CPI ya presentó una denuncia ante el gobierno colombiano por no proporcionar suficiente información sobre los supuestos crímenes cometidos por los militares.

Si, según la CPI, Colombia no procesa adecuadamente estos crímenes de guerra, puede abrir sus propias investigaciones criminales y juzgar a presuntos criminales de guerra en la corte de La Haya.

La «justicia Transicional»

El acuerdo de paz de 2016 entre Colombia y el grupo rebelde más grande y más antiguo del país, las FARC, incluye un tribunal de justicia de transición que busca justicia por las decenas de miles de crímenes de guerra cometidos por el Estado, las FARC y grupos paramilitares que trabajan conjuntamente con el estado.

La visita «envía un mensaje claro» al gobierno colombiano, que debe poner fin a la impunidad de que gozan principalmente los altos mandos militares, informó El Espectador.

Además, la visita del fiscal en jefe enviaría otro mensaje al tribunal constitucional de Colombia, que aún podría cambiar el sistema de justicia de transición ya aprobado por la Corte Internacional tal cual es.

Según se informa, la CPI está preocupada porque el Tribunal Constitucional cambiará la responsabilidad penal por los crímenes cometidos por subordinados bajo la supervisión de los superiores.

Si estos cambios no cumplen con el derecho internacional, el mandato de la CPI entrará en vigor y podría comenzar a procesar a los criminales de guerra independientemente.

Según El Espectador, el fiscal general de la CPI no examinará exclusivamente los «falsos positivos» de los militares colombianos, sino también la violencia sexual y la desaparición forzada de decenas de miles de colombianos que ahora se presumen muertos.

Antes de la visita, el fiscal ya se ha reunido con órganos estatales como la Fiscalía General de la Nación y con representantes de la ONU que supervisan el proceso de paz.

Según el gobierno colombiano, el sistema de justicia de transición habrá terminado su proceso de selección en octubre, después de lo cual los jueces del órgano de justicia de transición pueden asumir el cargo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre