Colombia utilizará drones para erradicación de coca

0
300

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, autorizó el martes el uso de drones para fumigar hojas de coca a baja altura utilizando el herbicida glifosato como parte de la batalla de la nación andina para eliminar el uso de la planta en la producción de cocaína.

Santos, quien deja el cargo en agosto, aprobó la medida un día después de que Estados Unidos dijera que el cultivo de coca en Colombia aumentó un 11% a 209,000 hectáreas en 2017 y que la producción potencial de cocaína aumentó un 19 por ciento a 921 toneladas métricas por año.

Colombia, uno de los productores de cocaína más grandes del mundo, suspendió la fumigación aérea con glifosato en 2015 después de que la Organización Mundial de la Salud lo vinculó con el cáncer.

El glifosato es un ingrediente clave en el herbicida más utilizado en el mundo, Roundup, producido por Monsanto Co.

La decisión de Santos fue tomada en una reunión en Bogotá por el Consejo Nacional de Narcóticos, un organismo gubernamental que diseña estrategias para luchar contra el narcotráfico.

Uso de los drones y disminución de peligro

«Hoy discutimos el uso de los llamados drones, aviones no tripulados que, debido a su altura, simulan fumigación terrestre, no aérea», dijo Santos.

Los drones de vuelo bajo limitan los peligros asociados con el glifosato, dijo Santos, y agregó que el gobierno pretende erradicar 110,000 hectáreas (271,816 acres) de coca este año.

Colombia ha estado plagada de violencia asociada con el narcotráfico durante décadas. Los grupos rebeldes marxistas, los paramilitares de derecha y las bandas delictivas ganan miles de millones de dólares vendiendo cocaína en el extranjero.

El gobierno firmó un acuerdo de paz a fines de 2016 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que estuvo muy involucrada en la producción de coca y el tráfico de cocaína. Desde que el grupo se desmovilizó, muchas pandillas nuevas se mudaron y se hicieron cargo de sus lucrativos negocios y rutas de tráfico.

Estados Unidos, el principal consumidor de cocaína colombiana, apoya la lucha del gobierno contra el tráfico ilegal de drogas. Entre 2000 y 2015, Colombia recibió unos $ 10 mil millones para programas militares y sociales, aunque la ayuda se redujo desde entonces a alrededor de $ 400 millones anuales.

Para conocer más de la problemática del narcotráfico en Colombia, click aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre