Benefactor de cementerio en las Malvinas agradece identificación de cuerpos

0
237

El empresario argentino Eduardo Eurnekián, quien financió el cementerio argentino en las Malvinas para enterrar con dignidad a los que perecieron en la guerra de 1982 y también los vuelos del 26 de marzo para que familiares visiten las tumbas de los cuerpos recién identificados, la semana pasada viajó a las islas malvinas.

En un evento sin precedentes para un ciudadano argentino posterior a 1982, Eurnekián fue recibido por todas las autoridades de las Malvinas, civiles, militares y religiosas.

En 2003, Eurnekián se encargó a sí mismo a petición del entonces embajador británico en Buenos Aires, Robin Christopher, de convertir al cementerio precario en un memorial para los combatientes argentinos caídos durante el conflicto. El viejo cementerio se había mantenido sin cambios desde 1983.

En 2004, Eurnekián comenzó a trabajar en el antiguo cementerio establecido por la Comisión de Guerra de la Commonwealth bajo el mando del coronel británico Geoffrey Cardozo, a partir de ese momento, hizo suya la causa humanitaria al patrocinar a la Comisión de la Familia Malvinas y al mantenimiento de Darwin, entre otras cosas.

Reconocimiento a la labor humanitaria

Las autoridades británicas y de las Islas Malvinas supuestamente elogiaron y reconocieron el compromiso de Euroneki con algo que el gobierno argentino debería haber tomado hace mucho tiempo.

Eurnekián no estuvo a bordo el 26 de marzo, diciendo que ese día era para los familiares, que fueron ellos quienes lo merecieron pues eran quienes estaban de luto.

Todas las partes acordaron subrayar la importancia de los «ciudadanos comunes y corrientes» que llevaron a cabo la causa humanitaria de identificar el fracaso, especialmente el veterano de Malvinas Julio Aro, de la Fundación No Forget Me Not, el Coronel Geoffrey Cardozo y Roger Waters, los primeros el líder de Pink Floyd, quien tomó la iniciativa en la oficina presidencial durante su visita a Argentina en 2012 y logró abrir puertas que habían estado cerradas durante años.

Eurnekián, CEO de Corporación América, le entregó al Gobernador Philips y al MLA Roger Spink placas conmemorativas con el logotipo AA2000 (para la subsidiaria de CA) que decía: «NUESTRA GRATITUD PARA AYUDAR A LAS FAMILIAS DE NUESTROS HÉROES CAIDOS ENCONTRANDO SU PAZ».

A cambio, Eurnekián, un astrónomo aficionado, recibió del brigadier Sawyer una fotografía enmarcada de la Vía Láctea y un libro con la flora y fauna de las islas.

Fue una reunión de camaradería, de personas con intereses comunes que quieren construir vínculos y buscar la paz y la reconciliación.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre