Aviones de las fuerzas especiales canadienses y el espionaje

Aviones de las fuerzas especiales canadienses podrían monitorear conversaciones telefónicas

0
482

Una nueva flota de aviones de vigilancia que se comprarán para las fuerzas especiales de Canadá le dará al ejército la capacidad de monitorear las conversaciones telefónicas y recoger otros datos mientras sobre vuelan lugares extranjeros y, si es necesario, sobre ciudades canadienses.

Eso está generando preocupación entre algunos analistas acerca de la posible falta de supervisión para las misiones nacionales y la posibilidad de que el avión pueda ser mal utilizado por el gobierno.

Los aviones espías se están comprando para que las fuerzas especiales canadienses «mejoren su entendimiento del ambiente operacional», según la nueva política de defensa del gobierno liberal.

Proyecciones para los Nuevos Aviones

Una serie de empresas aeroespaciales ya se están preparando para una competencia potencial. Los representantes de la industria de defensa habían sido previamente informados de que la aeronave sería utilizada tanto para misiones nacionales como internacionales. Fuentes dicen que los aviones también podrían ser utilizados para operaciones por otros departamentos del gobierno federal.

El mayor Alexandre Cadieux, portavoz de las fuerzas especiales canadienses, en un correo electrónico indicó que las opciones están siendo consideradas para el avión. Los militares se refieren al programa como el Proyecto de Reconocimiento de Vigilancia de la Inteligencia Aerotransportada Tripulada. El proyecto está pasando por las diversas aprobaciones necesarias, dijo Cadieux. «Por lo tanto, no hay calendario de implementación ni estimación de costos disponible en este momento».

La información proporcionada anteriormente a la industria de defensa indicó que las fuerzas especiales canadienses estaban interesadas en adquirir cuatro aviones de este tipo.

Algunas Especificaciones

Los pequeños aviones de pasajeros modificados estarían equipados con equipos de vigilancia que permitirían la interceptación de llamadas de teléfonos celulares, transmisiones de radio y otras comunicaciones. Los sensores electroópticos permitirían a la aeronave seguir el movimiento de personas y vehículos en el suelo.

Las fuerzas especiales canadienses tenían acceso a aviones similares en Afganistán para rastrear y dirigir a los insurgentes sobre el terreno.

Fuentes militares sostienen que el avión podría resultar valioso en un incidente de terrorismo interno, así como en misiones en el extranjero.

Originalmente, las fuerzas especiales canadienses estaban interesadas en comprar los aviones de vigilancia Liberty MC-12W operados actualmente por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, que costaban poco más de 20 millones de dólares cada uno.

A los representantes de la industria se les dijo que los aviones canadienses tendrían una tripulación de cuatro pilotos y dos sensores. La aeronave tendría un alcance mínimo de 2.000 km.

Algunos interesados

No está claro cómo se llevará a cabo la compra canadiense, pero en la reciente feria comercial CANSEC en Ottawa algunos representantes de la industria expresaron su esperanza de que las empresas nacionales estén involucradas.

Cascade Aerospace de Abbotsford, B.C. Anunció en octubre que se había asociado con Sierra Nevada Corporation en los Estados Unidos en previsión de que el proyecto avanzara.

Cascade ha destacado su experiencia en la modificación y mantenimiento de aviones multi-motor, mientras que Sierra Nevada Corporation diseña y produce sistemas de inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre