Autoridades colombianas dan golpe al turismo sexual de menores

0
100

En una serie de redadas, el Fiscal General de Colombia, Néstor Humberto Martínez dijo que las autoridades habían detenido a ocho personas, entre ellas seis israelíes y dos colombianos.

Las autoridades también incautaron casi $ 50 millones en activos y propiedades de la organización, incluidos hoteles en Santa Marta, Cartagena, Medellín y la capital, Bogotá.

Martínez dijo que los sospechosos ofrecieron paquetes turísticos en gran medida dirigidos a hombres de negocios y ciudadanos israelíes que habían terminado recientemente el servicio militar obligatorio. Los recorridos incluyeron estadías en hoteles, haciendas y yates, e incluyeron drogas, música y sexo con niñas y adolescentes menores de edad.

La prostitución es legal en Colombia, y ciudades como Cartagena y Medellín se han convertido en semilleros para tales encuentros.

En 2012, más de una docena de agentes del Servicio Secreto de EE. UU. y miembros de las fuerzas armadas fueron sancionados por solicitar prostitutas en Cartagena, ya que se suponía que se estarían preparando para la llegada del Presidente Barack Obama a la Cumbre de las Américas.

Violación a la ley colombiana

Pero el Fiscal Nestor Humberto Martínez dijo que la pandilla israelí iba más allá de la ley, y era “responsable de la explotación y la esclavitud sexual” de niñas y mujeres.

Las autoridades acusan al grupo de reclutar activamente a niños y niñas pobres de escuelas rotas mientras construyen una red de trabajadoras sexuales. Las mujeres típicamente pagaban entre $ 70 y $ 120 por sus servicios. La pandilla invirtió sus ganancias en bienes raíces y otros negocios legítimos.

Las autoridades identificaron a “Benyamin Mush”, un israelí, como el líder de la empresa criminal.

“Hay evidencia de que se está moviendo a través de América Central y del Sur, donde tiene organizaciones que se dedican a la explotación sexual, el tráfico de personas y la venta de drogas similar a la que había establecido en Colombia”, dijo la oficina del fiscal general en un comunicado.

La policía comenzó a investigar el caso desde el 15 de junio de 2016, luego de que un ciudadano israelí, Shay Azran, fuera asesinado en Medellín. Las autoridades creen que el asesinato se produjo debido a una disputa comercial y que la investigación finalmente los llevó a Assi Ben-Mosh, un israelí que había estado visitando Colombia desde 2009 y era propietario del albergue Casa Benjamin en la ciudad de Taganga, en la que se celebraba la fiesta.

La Operación Sodoma, como se llamó a la redada, es parte de la Operación Vesta, destinada a desmantelar redes que promueven el sexo ilícito. Las autoridades dicen que bajo esto, han capturado a 18 personas y han roto pandillas que atacaron a más de 250 niñas y mujeres en Cartagena.

>

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre