Aumento desmesurado de almirantes y generales en FF.AA de Canadá

0
212

El ejército canadiense se ha estado volviendo más pesado en la parte superior y no en la base. Las nuevas cifras muestran que las filas de los altos mandos de las Fuerzas Canadienses han crecido a un ritmo mucho más rápido que el resto de las fuerzas armadas en los últimos 15 años, ya que se han agregado docenas de generales y almirantes.

¿Cuanto más rápido? Hubo 130 generales y almirantes en enero de 2018 en comparación con 81 durante el mismo mes de 2003, un aumento del 60 por ciento en un período en el que el resto de los militares creció en menos del dos por ciento.

El jefe de Defensa, general Jonathan Vance, apoyó a los líderes adicionales en una entrevista el miércoles y dijo que planea hacer crecer aún más a los altos cargos en los próximos años en respuesta a nuevas demandas y desafíos.

Los expertos en defensa están divididos sobre la rápida tasa de expansión, y algunos dicen que es necesario y otros advierten sobre la posibilidad de recurrir a recursos de otras partes del ejército, particularmente en términos de preparación para el combate.

El porqué del aumento

Una revisión de alto perfil realizada en 2010 por el entonces teniente general Andrew Leslie, ahora diputado liberal y secretario parlamentario de las relaciones de Canadá con Estados Unidos, pidió específicamente una reducción en los puestos militares superiores.

Por ejemplo, dijo, Canadá ha desplegado más oficiales de alto rango para actuar como oficiales de enlace con varios comandos estadounidenses y extranjeros en respuesta a las amenazas en evolución y la necesidad de una mayor comprensión de lo que está sucediendo en el exterior.

También han surgido nuevas prioridades con respecto a las operaciones espaciales y cibernéticas, mientras que Vance dijo que ha designado específicamente a altos funcionarios para administrar archivos confidenciales de personal, como mala conducta sexual y asuntos de veteranos.

Los analistas de defensa se mostraron en gran parte unidos en su creencia de que era de esperarse algún tipo de crecimiento en la cima de las fuerzas armadas en los últimos 15 años, e incluso era necesario.

Pero David Perry, del Instituto de Asuntos Mundiales de Canadá, fue uno de los que cuestionó el alcance del «aumento de rango», especialmente dado que las cifras siguieron aumentando incluso cuando el gobierno de Harper cortó las Fuerzas a principios de esta década.

Muchas unidades se vieron obligadas a estacionar vehículos o recortar capacitación, ya que enfrentaron reducciones presupuestarias de hasta el 15 por ciento, que solo se revirtió en los últimos años.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre