Aumento de fuerza en respuesta a protestas en Honduras

0
240

Un manifestante murió por disparos y varias personas fueron arrestadas durante el último enfrentamiento con las autoridades. Honduras se ha visto sacudida por la violencia desde que el presidente Juan Orlando Hernández fue reelegido en noviembre.

Las fuerzas de seguridad en Honduras usaron gas lacrimógeno contra los manifestantes que arrojaban piedras el sábado, mientras la ira por las controvertidas elecciones presidenciales del país continuaba derramándose en las calles, dijeron las autoridades.

Al menos una persona fue asesinada a tiros por la policía en la ciudad de Saba, 210 kilómetros (130 millas) al noreste de la capital, Tegucigalpa.

Las autoridades intentaron despejar barricadas de neumáticos quemados en varios pueblos y ciudades tras un llamado a un día nacional de huelgas.

Víctimas civiles y policiales

La policía dice que 12 personas fueron arrestadas y cuatro oficiales resultaron heridos, uno de ellos de gravedad, en el último enfrentamiento con partidarios de la coalición de centro-izquierda Alianza de oposición contra la dictadura.

Los manifestantes acusan al gobierno de robar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 26 de noviembre después de que su candidato, el ex presentador de televisión Salvador Nasralla, inicialmente encabezó la votación.

El recuento de votos duró tres semanas después de varias interrupciones y finalmente se reeligió al presidente Juan Orlando Hernández.

Entre los que protestaban el sábado estaba el ex presidente José Manuel Zelaya, que fue atrapado en una descarga de gas lacrimógeno

El hombre de 49 años, que asumió el cargo en 2013, es el primer presidente en postularse para un segundo período luego de que el tribunal supremo del país levantara una prohibición.

La última muerte lleva a 31 la cantidad de personas muertas durante las protestas desde las elecciones. Cientos de manifestantes han sido encarcelados en medio de una crisis política que empeora y que la oposición dice que mantendrá al menos hasta la toma de posesión de Hernández el 27 de enero.

La oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas dijo el viernes que estaba preocupada por el riesgo de agitación y pidió a todas las partes que se abstengan de un discurso incendiario.

La portavoz de la ONU, Elizabeth Throssell, pidió a las autoridades evitar el uso de la policía militar y las fuerzas armadas para responder a las manifestaciones, una función que el organismo mundial insistió en que no estaban entrenados ni equipados para realizar.

Hernández le ofreció un diálogo a Nasralla, quien rechazó la oferta, diciendo que quería que un partido extranjero medie entre los dos.

Entre los que respaldan las protestas está el ex presidente Manuel Zelaya, que fue derrocado en un golpe de Estado en 2009.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre