Aumento de asesinatos en Guatemala a indígenas campesinos

0
291

En menos de un mes, siete activistas indígenas campesinos fueron asesinados. ¿Qué explica el ataque?

Las noticias de cada asesinato golpean como un mazo, causando miedo a los activistas en toda Guatemala. Entre el 9 de mayo y el 8 de junio, siete activistas campesinos indígenas de Guatemala fueron asesinados, todos miembros del Comité Campesino del Altiplano (CCDA) o del Comité de Desarrollo Campesino (CODECA).

El 9 de mayo, Luis Arturo Marroquín, un miembro del liderazgo nacional de CODECA, fue seguido durante toda la mañana por hombres encapuchados en un camión que finalmente lo dispararon desde el vehículo, matándolo con múltiples disparos en la espalda. El 11 de mayo, hombres armados ingresaron al pueblo rural de Choctún Basilia y abrieron fuego. Cuando José Can Xol, un miembro de la comunidad Maya Q’eqchi ‘, aliada de CCDA, corrió a ayudar a otros que se estaban escondiendo, fue asesinado a tiros. Dos días más tarde, Mateo Chamán Paau, otro miembro Maya Q’eqchi ‘del CCDA en Alta Verapaz, recibió un disparo con una bala que le recorrió la espalda y le salió por la cabeza.

Han pasado casi tres semanas. Los grupos activistas informaron sobre amenazas de muerte y disparos, pero no se registraron más muertes. Luego vinieron tres asesinatos más en el lapso de seis días. Ramón Choc Sacrab, una autoridad ancestral de Maya Q’eqchi ‘y activista de CCDA de Alta Verapaz, regresaba de una protesta contra los recientes asesinatos cuando fue interceptado por dos hombres. Choc Sacrab fue apuñalado en la garganta y el oído, y murió al día siguiente. El 3 de junio, los activistas de CODECA Florencio Pérez Nájera y Alejandro Hernández García fueron secuestrados en Jutiapa. Sus cuerpos, al parecer mutilados por machetes, fueron encontrados al día siguiente.

Un séptimo hombre fue asesinado el 8 de junio. Francisco Munguia era un líder Xinca de Jalapa y el vicepresidente de CODECA en su comunidad. Una vez más, fue asesinado por machete.

Los datos recopilados por organizaciones de derechos humanos a lo largo de los años muestran un patrón relativamente consistente: aparte de los tiroteos policiales o militares en las protestas, un defensor de los derechos ha sido asesinado en Guatemala cada mes o dos desde 2000. Los asesinatos campesinos del 2018 destruyen cualquier previsibilidad con impactante violencia. Guatemala no ha visto nada como esto desde el final oficial de su conflicto armado en 1996.

Patrones a través de los asesinatos

Incluso para aquellos que han vivido u observado la larga historia de violencia contra los defensores de los derechos humanos desde el conflicto armado interno de Guatemala, los asesinatos actuales se destacan como sin precedentes. Estos asesinatos recientes simplemente no se ajustan al patrón establecido en más de dos décadas de asesinatos políticos.

197 defensores de los derechos de los guatemaltecos fueron asesinados entre 2000 y 2016. La diferencia más obvia es el corto período de tiempo durante el cual murieron los siete hombres. Según informes anuales elaborados por la Unidad de Protección a Defensoras de Derechos Humanos (UDEFEGUA) de Guatemala, que contiene los nombres de todos los defensores de los derechos humanos asesinados hasta enero de 2000 e información detallada sobre asesinatos e intentos de homicidio desde 2007-197 Los defensores de los derechos de los guatemaltecos fueron asesinados entre 2000 y 2016.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre