Aumentan tensiones geopolíticas en Medio Oriente

0
202

Las tensiones geopolíticas y una inflamada retórica entre Irán e Israel, o Arabia Saudita, temen una escalada en Oriente Medio más allá del conflicto por el poder atrapado entre esas potencias regionales en Siria, según expertos de la AFP.

Israel no reclamó ese ataque, el primero que tuvo posiciones de Irán en Siria directamente como blanco. Pero la acción lleva a temer una extensión del conflicto más allá de las fronteras sirias.

El Estado hebreo considera a Irán su principal enemigo y lo acusa de buscar dotar de armas atómicas. Teherán, por su parte, ni siquiera reconoce la existencia de Israel.

Riad ve a Irán como un rival, el cual acusa de querer dominar la región. Y los analistas evocaron una posible aproximación de Arabia Saudita con Israel, dos países aliados de Estados Unidos.

En este contexto de extrema animosidad, el International Crisis Group (ICG) destaca, en un informe, visiones antagonistas «que Irán y sus adversarios mantienen en una espiral de enfrentamientos por poder que destruye el Oriente Medio».

El apoyo de Irán a milicias en Irak, Siria y Líbano señalaría a los críticos de la República Islámica que busca dominar la región y reunir fuerzas para atacar a Israel.

Para muchos iraníes, la idea de que su país sea la única fuerza desestabilizadora de la región -como repiten Washington, Israel y Riad- es difícil de «comprar».

La posición del reino saudita respecto a Irán puede parecer contradictoria. En una entrevista a la cadena de televisión estadounidense CBS, en marzo pasado, al señalar a Irán chií como el que busca el control de toda la región, el príncipe heredero Mohamed ben Salman declaró que el ejército y la economía iraníes eran ampliamente inferiores a los de la monarquía suní.

Irán también tiene sus contradicciones. El ayatolá Ali Khamenei llegó a declarar que Israel no existirá dentro de 25 años, pero para Marandi no se trata de una amenaza militar contra el Estado hebreo.

El ex embajador de Israel en la ONU, Dore Gold, denuncia «el movimiento ideológico muy agresivo» de la República Islámica.

Irán «construyó bases en Siria para tropas terrestres», apuntó.

Una paz lejana

Las posiciones de los actores implicados parecen cada vez más difíciles de conciliar, ya que Irán no tiene relaciones diplomáticas ni con Israel ni con Arabia Saudita, después de que Riad y Teherán rompieron sus lazos en 2016.

El ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, convoca a menudo un «diálogo regional» que permita abordar «todos los problemas» de Oriente Medio. Los adversarios de Irán ven en estos llamamientos, pero sólo la prueba de la ambigüedad de un poder que ellos acusan de complicidad con los crímenes cometidos en Siria.

Para apaciguar la situación, sugiere el ICG, «sería necesario que los vecinos de Irán (y Estados Unidos) dialogaran de manera sistemática con Teherán sobre las cuestiones regionales, como el futuro de Yemen, Siria o Irak».

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre