Aumenta tensión en Argentina entre mapuches y gobierno

0
375

«Hoy lloramos a los caídos, pero murieron de manera digna en el territorio mapuche, en su tierra», dijo un familiar del difunto miembro mapuche.

Tras el asesinato de un miembro mapuche de 21 años, la comunidad indígena ha declarado que continuará luchando por sus derechos territoriales independientemente de la creciente represión militar y policial bajo el gobierno de Mauricio Macri.

«Antes de esta opresión y la gran pérdida de un guerrero durante la lucha, estábamos tristes, pero seguiremos luchando para defender nuestras tierras», dijo el miembro de la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu y un primo del difunto, Rafael Nahuel.

Detalló el incidente, diciendo que su gente había ido a la montaña en busca de refugio después de haber sido desalojado violentamente.

Enfrentamiento con los mapuches

El tiroteo tuvo lugar en la cima de una montaña, cerca de una propiedad propiedad del parque nacional donde miembros de la comunidad habían sido desalojados violentamente por las autoridades el jueves por orden del juez federal Gustavo Villanueva.

Otros dos miembros de la comunidad desalojada Lof Lafken Winkul Mapu en Villa Mascardi resultaron heridos por balas disparadas por las fuerzas de seguridad, informó Resumen Latinoamericano.org.

Según el líder mapuche Moira Millan, junto con el asesinato de Nahuel, muchas personas sufrieron heridas mientras que otras permanecieron desaparecidas.

La Red de Apoyo a Comunidades en Conflicto, una organización que agrupa a grupos Mapuche, de inmediato llevó a las redes sociales para denunciar la acción policial.

Uno de los heridos fue alcanzado por una bala en el abdomen y el otro en el hombro, dijo MAP en un comunicado.

«Cuando viajaron hoy, pensando que no les pasaría nada», dijo refiriéndose a los refugiados indígenas, «les dispararon y tres personas resultaron heridas, una de las cuales murió».

«Hoy lloramos a los caídos, pero ellos murieron de manera digna en el territorio mapuche, en su tierra», dijo el pariente.

Además, dijo que no podía proporcionar ninguna información nueva sobre el estado de las tres personas heridas, atrapadas en el fuego cruzado del ataque policial del sábado.

Afuera del hospital Ramón Carrillo, los miembros mapuches se mantuvieron en vela, esperando noticias sobre sus seres queridos heridos en el ataque, pero después de la medianoche, las fuerzas policiales los sacaron de la escena.

Desde el incidente, las protestas dirigidas por líderes de derechos humanos y comunidades indígenas también se han organizado alrededor de la ciudad. Después de permanecer de pie durante dos horas fuera del hospital, un grupo de mujeres mapuche y organizaciones sociales trasladaron su manifestación a una catedral cercana donde interrumpieron una ceremonia religiosa mientras exigían justicia para el joven de 21 años asesinado por la policía.

Natalia Araya, la abogada de la comunidad indígena, dijo a los medios locales que planea presentar un recurso de habeas corpus para «garantizar la seguridad de la gente en la calle» e intentará acceder al estado actual de los miembros mapuche heridos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre