Armas canadienses para los kurdos permanecen en almacén de Montreal

0
41

Casi tres años después que el primer ministro Justin Trudeau prometiera enviar armas a los kurdos en Irak, los armamentos aún permanecen en un depósito militar en Montreal, sin planes actuales de distribuir el equipo a las fuerzas kurdas o canadienses.

El gobierno llegó tan lejos como para conseguir que un avión militar transportara las armas a la región kurda de Irak, donde las fuerzas especiales canadienses debían distribuirlas a los soldados kurdos a quienes entrenaban como parte de la lucha contra el Estado Islámico.

Pero los armamentos, con un valor estimado de alrededor de $ 10 millones, no llegaron más allá del Depósito de Suministros de las Fuerzas Canadienses en Montreal, donde permanecen. El equipo incluye rifles de francotirador calibre .50 equipados con silenciadores, morteros de 60 mm, sistemas antitanques Carl Gustav, lanzagranadas, pistolas, carabinas, binoculares térmicos, cámaras, telescopios y suministros médicos (Te puede interesar: Canadá suspende ayuda a Kurdos después de derrota de ISIS).

No habrá distribución

Un funcionario del Departamento de Defensa Nacional dijo que actualmente no existen planes para distribuir las armas en Irak. No está claro por qué el equipo no se redistribuiría a las unidades militares canadienses; sin embargo, una fuente dijo que las armas permanecerán almacenadas hasta que el gobierno federal decida qué hacer con ellas, y no hay indicaciones sobre cuándo se tomará esa decisión. Gran parte del equipo podría ser utilizado por las fuerzas canadienses si se decide que el equipo no puede enviarse al extranjero.

En febrero de 2016, Trudeau anunció que Canadá proporcionaría armas a los kurdos para apoyar la lucha contra los terroristas del Estado Islámico de Irak y el Levante. Pero el plan rápidamente se salió de los rieles.

El gobierno iraquí se opuso a armar a los kurdos, quienes habían reconocido abiertamente que su intención era separarse un día de Irak. Citaron el ejemplo de los intentos de Quebec de abandonar Canadá, y los líderes kurdos dijeron que el equipo canadiense era necesario tanto para luchar contra el EIIL como para defender un futuro estado independiente kurdo.

Algunos analistas de defensa advirtieron al gobierno y al ejército canadienses desde el principio que proporcionar armas a los kurdos era un error. Cuando se le preguntó en 2016 acerca de la preocupación de que el entrenamiento y el equipo canadienses podrían ayudar a los kurdos en su búsqueda de independencia, el Jefe del Estado Mayor de Defensa, Jon Vance, respondió que era importante tener unidad política durante la lucha contra el EIIL. “Donde, después de que Irak decida ir en términos de su política, dependerá de Irak”, dijo.

El equipo también incluía ametralladoras C6 de uso general y carabinas C8, que son utilizadas por las fuerzas canadienses.

>

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre