Archivos de pistola impresos en 3D se pueden compartir sin penalización

0
252

Compartir archivos que pueden ayudar a cualquier persona a imprimir pistolas 3D ahora es legal y está protegido como la libertad de expresión. Esa es la clave de un acuerdo importante entre el gobierno de los EE. UU. y el activista por los derechos de armas Cody Wilson en sus intentos de distribuir armas de fuego impresas en 3D.

El martes, su equipo legal anunció el acuerdo, calificándolo como un «golpe devastador» para el lobby de control de armas (Te puede interesar: Defensores de control de armas pide investigación sobre abusos saudíes). «Considero que es algo realmente grandioso», Wilson dijo a Wired en una entrevista. «Será una parte irrevocable de la vida política que las armas puedan descargarse y ayudemos a hacer eso».

Según Wired, Wilson relanzará su sitio web, Defcad.com, a fines de este mes y cargará sus planos de armas de fuego.

En 2013, Wilson comenzó a cargar archivos CAD imprimibles en 3D para crear una pistola de plástico en funcionamiento, llamada «Liberator». Esto llamó la atención de las autoridades federales; el Departamento de Estado de EE. UU. le exigió a Wilson que retirara los archivos, alegando que estaba violando una regla de exportación sobre la distribución de hardware militar secreto.

La batalla legal

En respuesta, Wilson eventualmente llevó al gobierno de los EE. UU. ante los tribunales; él ha estado argumentando que la Primera Enmienda protege su derecho constitucional de compartir los archivos 3D como libertad de expresión.

La batalla legal se ha prolongado durante tres años. Pero de acuerdo con Wired, hace dos meses, el Departamento de Justicia decidió silenciosamente ofrecer a Wilson un acuerdo para finalizar su demanda. Según los términos del acuerdo, el gobierno de los Estados Unidos ha aceptado cambiar sus reglas de exportación de armas de fuego militares, lo que le permite a Wilson publicar sus archivos en 3D, sin temor a sanciones legales.

Hasta el momento, el Departamento de Justicia no ha comentado sobre la demanda, pero el acuerdo abre la puerta a la proliferación de armas impresas en 3D. Wilson comenzó su propia organización sin fines de lucro, llamada Defensa Distribuida, que busca convertirse en un almacén digital para diseños de armas de código abierto. (Su organización sin fines de lucro también ofrece una impresora 3D por $ 1,675 que puede fabricar un receptor metálico inferior a un rifle AR-15).

Sin embargo, los defensores del control de armas sin duda se opondrán al acuerdo. A los críticos les preocupa que a medida que la tecnología madure podría caer en las manos equivocadas, y allanar el camino para armas imposibles de rastrear que los delincuentes pueden comprar o imprimir por sí mismos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre