Apoyo del presidente argentino a oficial de policía desencadena protestas

0
353

Una fotografía del presidente de Argentina estrechando la mano de un oficial de policía fuera de servicio que asesinó a tiros a un hombre por la espalda después de apuñalar y robar a un turista estadounidense provocó un acalorado debate sobre los límites de la represión del crimen.

El gobierno dijo que el único objetivo del encuentro presidencial era resaltar el arduo trabajo de las fuerzas de seguridad de la nación y disipar la idea de que siempre se debe culpar a los agentes en tales incidentes.

Los defensores de los derechos humanos, sin embargo, temen que el apoyo del presidente Mauricio Macri dé luz verde a la policía para disparar primero y hacer preguntas más adelante. Dicen que sienta un precedente peligroso en un país atormentado por recuerdos de abusos contra los derechos humanos por parte de las autoridades durante la dictadura de 1976-1983.

El oficial de policía Luis Chocobar le disparó a Pablo Kukoc, de 18 años, el 8 de diciembre después de que hirió al ciudadano estadounidense Joe Wolek en el distrito de La Boca, Buenos Aires, que atrae a los turistas a recorrer sus calles estrechas con coloridos edificios. La escena fue capturada por cámaras de vigilancia y se ha reproducido repetidamente en toda Argentina, donde el crimen es una de las principales preocupaciones.

Debate por acusaciones criminales

Mientras que la familia del adolescente criticó su asesinato, Macri enfureció a muchos la semana pasada cuando dio la bienvenida a Chocobar al palacio presidencial y lo llamó un héroe. Macri también criticó al juez que acusó formalmente al oficial en un caso criminal.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo que la foto ratifica la posición del gobierno de que las fuerzas de seguridad no siempre son las culpables. «Estamos cambiando esta doctrina que dice que la policía siempre tuvo la culpa».

Palabras tan duras son bienvenidas por muchos argentinos que están cansados ​​del crimen.

Pero grupos de derechos humanos dicen que envía el mensaje equivocado en un país donde miles de personas fueron asesinadas y desaparecieron por la fuerza durante su llamada Guerra Sucia.

El grupo de Verdu dice que se han cometido 725 abusos policiales y otros abusos policiales desde que Macri asumió el cargo en diciembre de 2015. Esa sería la cifra más alta desde el regreso de Argentina a la democracia en 1983, aunque el Ministerio de Seguridad dice que la estadística es falsa.

Macri, un conservador, ha prometido rescatar a las fuerzas de seguridad desacreditadas que heredó después de 12 años de gobierno de Cristina Fernández y su difunto esposo y predecesor como presidente, Néstor Kirchner. La pareja presidencial de centro izquierda lanzó una purga de la policía y las fuerzas armadas que vieron a muchos funcionarios de la dictadura sometidos a juicio. También pidieron una interpretación más flexible de la ley y castigos más ligeros para los delincuentes, lo que, según el gobierno de Macri, condujo a un aumento del crimen.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre