El abc de la crisis de Venezuela

0
246

Desde hace cinco años, cuando se anunció la muerte del entonces presidente de Venezuela Hugo Chávez, su vicepresidente Nicolás Maduro asumió legalmente el poder de esta Nación. Poco más de un mes después, se realizaron las elecciones presidenciales para que se eligiera oficialmente por voto popular al sucesor del ‘Comandante Chávez’, ratificándose en su cargo Maduro,  el 14 de abril de 2013. El 19 de abril inició su mandato presidencial que se ha extendido hasta el día de hoy.

En estos cincos años, han sido muchas las cifras que preocupan al pueblo venezolano y que los ha llevado a una crisis de dimensiones inconmensurables y muy difíciles de presupuestar, no solo en términos económicos, sino también humanos. A continuación, algunos de los datos más preocupantes de Venezuela:

  • PIB: El PIB venezolano, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), es de 333.000 millones de dólares para el año 2015 con el tipo de cambio oficial de la época. No obstante, entre 2016 y 2017 la moneda venezolana ha presentado fuertes devaluaciones, por lo que esta cifra podría haber cambiado. Desde este mismo año, el Gobierno de Venezuela no proporciona cifras oficiales de su economía.
  • Crecimiento de la economía: De acuerdo con el FMI, la economía ha venido cayendo desde el año 2014. Para el año 2016, se ha contraído un 10%, para el año 2017 un 7,4% y se cree que para el año 2018, podría contraerse un 4,1%.
  • Inflación: La última cifra oficial que presentó el Banco Central de Venezuela (BCV) fue en el año 2015, cuando registró una inflación de 180,9%.No obstante, cifras de organismos internacionales se atreven a decir que para el año 2017, la inflación venezolana alcanzó el 700%, es decir, Venezuela atraviesa por un fenómeno hiperinflacionario.
  • Corrupción: Según el índice de Transparencia Internacional, Venezuela ocupa el puesto 166 de 176 en corrupción.
  • Seguridad: En un país de 30 millones de habitantes aproximadamente, se registraron 28479 asesinatos, según el Observatorio Venezolano de Violencia.
  • Diáspora: De acuerdo con datos oficiales de las Naciones Unidas, las solicitudes de refugio de venezolanos en el exterior alcanzó un número de 100.000. Migración Colombia, señala que el número alcanza los 500.000. The Wall Street compara la migración de venezolanos en el exterior con la ocurrida en Siria por la guerra civil. Inicialmente, la salida de venezolanos se daba en mayor medida hacia Estados Unidos y Europa, no obstante, debido al refuerzo de los controles migratorios y las condiciones de visado y papeleo, los venezolanos han optado por refugiarse en mayor medida en países latinoamericanos como Colombia, Brasil o Chile. La Asamblea Nacional venezolana se atreve a estimar que para el 2018 se vayan del país 3 millones de venezolanos más, basándose en una encuesta reciente sobre la que el 40% de los ciudadanos manifestaron su intención de salir del país.
  • Escasez: De acuerdo con la ONU, entre 2013-2015 se ha presentado una reducción del 39% de importación de medicinas y la Federación Venezolana Farmacéutica habló de un 80% de la reducción en el año 2016.

Lo datos anteriores, la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de obrar como Asamblea Nacional y la ampliación de los poderes del presidente, originaron un ambiente de crisis, caos, desesperación y frustración entre los venezolanos. Debido a esto, en abril del año 2017 se iniciaron una serie de protestas por parte de la población civil en contra del Régimen de Nicolás Maduro. Las manifestaciones fueron apodadas como la Primavera Venezolana,asemejándolas con las realizadas en algunos países árabes que lograron derrocar varios gobiernos y solicitar la instauración de democracias en la región. Duraron alrededor de 135 días -desde el 31 de marzo hasta el 12 de agosto- y dejaron un aproximado de 135 muertes y más de 500 detenidos irregularmente por la Guardia Nacional de Venezuela.

Estas manifestaciones alarmaron a la Comunidad Internacional y en especial a la OEA, no obstante, no se contó con el apoyo unánime de sus miembros para tomar alguna resolución al respecto. Mientras tanto, Venezuela dispuso los trámites necesarios para convocar a una Asamblea Constituyente, la que a pesar de la baja participación y altos rumores y denuncias de fraude electoral salió a flote a favor del oficialismo.

Debido a la crisis política originada, se instauró un diálogo entre la oposición y el Gobierno en Venezuela, con el fin de llegar a consensos que pudieran favorecer a las partes. Con mediación del ex presidente español Jose Luis Rodríguez Zapatero y el ex presidente dominicano Leonel Fernández. Las conversaciones se han roto y reanudado sin consideración alguna y sin llegar a ningún acuerdo común.

Por el contrario, a pesar de la negativa de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el Gobierno decidió convocar a elecciones presidenciales anticipadas – Maduro gobierna desde el año 2013 y los períodos presidenciales en Venezuela son de seis años – teniendo en cuenta que la MUD estaba proponiendo una fecha más intermedia entre la fecha que debería ser y la propuesta por el Gobierno, en abril de 2018.

La posible invasión militar a Venezuela

El último acontecimiento político que dio cabida a pensar en una solución militar en Venezuela fue, precisamente, la convocatoria unilateral y anticipada de elecciones presidenciales. Pocos días después de su anuncio, el Secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson estuvo realizando una gira por varios países de Latinoamérica, en donde se trató por supuesto, la situación crítica por la que atraviesa Venezuela.

Debido a esto, y a que por esos mismos días la presencia militar de Estados Unidos en América Latina no se hacía esperar, con la visita del Comandante del Comando del Sur en Colombia y la instauración de bases norteamericanas en Panamá, aumentaron los rumores de una intervención militar de Estados Unidos en Venezuela, y con esto, las tropas de la República Bolivariana, se empezaron a preparar para el supuesto ataque.

Hasta la fecha no se han visto intenciones reales de una ocupación militar en Venezuela. No obstante, la crisis continua y la salida de venezolanos de su país es cada vez mayor, razón por la cual algunos países fronterizos como Colombia y Brasil han tenido que reforzar los controles migratorios.

El petro: la criptomoneda que sacaría a Venezuela de su crisis

No es un secreto que prácticamente la única fuente de ingreso de divisas en Venezuela pertenece a la venta de petróleo. No obstante, con la caída del precio del barril, la situación económica y la crisis en Venezuela se ha ahondado sin mayores alternativas de solución.  Si a esto se le suman las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, el panorama no es nada alentador para la economía venezolana.

Por esta razón, Venezuela ,espera hacerle frente a la crisis con la creación de una criptomoneda con la que piensan salir de la crisis que según ellos, ha ocasionado un sabotaje económico internacional en su contra.

El petro, como fue denominada la moneda, fue lanzada al mercado el 27 de febrero de 2018. Cada petro equivaldrá al precio de un barril de petróleo venezolano. Ese será el punto de referencia. Como el valor oscila en USD 60, y Venezuela emitió 100 millones de petromonedas, el total de la inversión sería de 6000 millones de dólares.

Si alguien compra un petro, lo debe comprar en dólares. No obstante, si lo quiere cambiar, le serán entregados bolívares, la moneda oficial de Venezuela. El petro será emitido y controlado por el Gobierno en cabeza del Banco Central, y funcionará como una criptomoneda con la que esperan crear su propio mercado financiero para no depender de la influencia estadounidense.

¿La solución?

A pesar de los innumerables esfuerzos que hace el Gobierno venezolano por tratar de mantener el país bajo la ideología del socialismo del Siglo XXI, la economía, la política y la sociedad siguen atravesando la peor crisis de la historia del país suramericano. Al parecer, la única solución recae sobre un cambio de régimen que estabilice la democracia, abra la economía y opere bajo la lógica de la pertenencia a un sistema de respeto por las leyes internacionales, los derechos humanos y el bienestar de la población.

No obstante, aún cuando el Gobierno sea retomado por alguien con una ideología diferente a la chavista, el país podría demorarse un aproximado de 20 años para volver a ser lo que fue antes de la Revolución Bolivariana, un país productivo y rico. Ya que la restauración del status quo podría tomar el mismo tiempo o más, de lo que se demoró Chávez y posteriormente maduro, en llevar a Venezuela a la situación que vive en la actualidad.

Lo anterior, solo si se logra por vías democráticas; mediante dos escenarios: la renuncia del régimen actual o que algún candidato de la oposición gane las elecciones presidenciales. No obstante, si el escenario es por intervención militar el panorama sería mucho menos alentador, ya que eso implica unos procesos diferentes que podrían tardar tiempos imposibles de predecir.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre