A pesar de prohibiciones, se desatan protestas en Taiwan por construcción

0
186

Más de 1.000 personas se manifestaron en la ciudad de Chiang Mai, en el norte de Tailandia, en contra de la construcción de un proyecto gubernamental de viviendas de lujo en tierras boscosas, una de las mayores protestas durante los casi cuatro años de gobierno militar.

Los militares de Tailandia tomaron el poder tras un golpe de estado en 2014 y los generales gobernantes impusieron la prohibición de las reuniones públicas de más de cinco personas. Las restricciones han limitado en gran medida la libertad de expresión en la nación del sudeste asiático.

Las imágenes del proyecto de vivienda para jueces, que circularon en las redes sociales en los últimos meses, mostraron que la construcción se ha tallado en las estribaciones boscosas de la popular montaña Doi Suthep de Chiang Mai, incitando la ira del público.

Los manifestantes, muchos de ellos con cintas verdes, exigieron al gobierno que demoliera los nuevos edificios, y dijeron que el gobierno militar debe cumplir en siete días o enfrentar más protestas.

Los manifestantes gritaron «te-kwang», una palabra en el dialecto del norte que significa «demolición», antes de dispersarse después de unas dos horas, informó el Bangkok Post.

«Alrededor de 1.250 personas participaron en la protesta», dijo el coronel Paisan, comandante adjunto de la policía de Chiang Mai, a la agencia de noticias Reuters.

«Los manifestantes se centraron en cuestiones medioambientales y no en política, y limpiaron la calle después», dijo.

Los organizadores hicieron una solicitud adecuada para la reunión de antemano, por lo que se permitió que continuara la protesta, dijo Paisan.

Los funcionarios públicos han defendido el proyecto de vivienda, señalando que la construcción era legal y en tierras estatales, que no invaden el parque nacional que cubre la montaña.

Impacto de la construcción

«Queremos la demolición de las casas y el regreso del bosque», dijeron los organizadores del mitin en un comunicado el domingo. «Devuélvele el bosque a Doi Suthep. Devuélvele el bosque a la gente».

Los funcionarios tailandeses dijeron que los manifestantes podrían enfrentar acciones legales si la vivienda es demolida, y las casas deberían usarse durante 10 años antes de que el público pueda reevaluar cualquier impacto ambiental.

La construcción comenzó en 2015 y se ha enfrentado a la oposición de grupos ecologistas locales que consideran la montaña como sagrada para Chiang Mai y como un «pulmón natural» para la ciudad más grande del norte.

El gobierno militar, que prometió celebrar elecciones el año próximo, se ha enfrentado a un número creciente de protestas públicas en los últimos meses, incluida una manifestación a favor de la democracia en Bangkok el mes pasado para exigir a los militares retirar el apoyo a los generales gobernantes.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre