A 1 mes de la intervención militar en Río, las cifras de delincuencia de ISP

0
197

El miércoles 18 de abril, el Instituto de Segurança Publica (ISP) de Río de Janeiro publicó las muy anticipadas estadísticas delictivas del estado para marzo de 2018, el primer mes completo de la intervención militar federal. A pesar de la toma militar, los robos en Río en realidad alcanzaron niveles récord en varias categorías clave, incluyendo el robo de automóviles, el robo de carga, los robos de peatones y el robo de teléfonos celulares.

Los robos de vehículos en marzo totalizaron 5.358, un aumento del siete por ciento desde los 5.002 registrados en marzo de 2017 y el mayor registrado en el mes desde que el ISP comenzó a rastrear robos de autos en 1991.

Hubo 917 robos de carga en marzo y 7,655 robos de peatones, ambos puntos máximos históricos del ISP, y superaron con creces el mismo período en 2017. Sin embargo, el informe del ISP señala que muchas de las cifras de marzo de 2017 pueden considerarse «subinformes» debido a la huelga de la Policía Civil en ese momento.

Los robos de teléfonos celulares, que el ISP comenzó a rastrear en 2001, sumaron 2.188 en marzo, un modesto aumento respecto de los 1.937 registrados en marzo de 2017, y también un récord máximo para el mes.

Paulo Storani, ex comandante del Batallón de Operaciones Especiales de la Policía Militar (Bope), le dijo a Globo que el informe del ISP muestra que las Fuerzas Armadas de Brasil aún no han adoptado medidas para lidiar con el crimen urbano callejero del estado, que, por defecto, sigue siendo dominio de la Policía Militar.

Análisis prematuro

El experto en seguridad pública, José Ricardo Bandeira, agregó que el problema principal es que el ejército de Brasil no está siendo ubicado en zonas de alta criminalidad, sino que más bien se utilizan para patrullar la Zona Zona Sur de Río.

A pesar del aumento en varios índices en marzo, según el ISP, la intervención militar pudo haber llevado a cifras estables en una categoría el mes pasado: homicidios. En marzo, hubo 503 homicidios en el estado, solo un poco más que los 498 registrados en marzo pasado.

En declaraciones a los medios luego de la publicación del informe, el gobernador de Río, Luiz Fernando Pezão, enfatizó que los incrementos en el crimen no fueron una sorpresa ya que la intervención militar acaba de comenzar.

«No será mágico», dijo el gobernador. «Estamos en un momento muy difícil en el estado, con una falta de inversiones y recursos, pero estoy seguro de que mejoraremos estos números mes a mes … [Las] Fuerzas Armadas planean revertir esta situación».

El presidente de Brasil, Michel Temer, ordenó la devolución militar del sector de seguridad pública de Río de Janeiro el 16 de febrero. En ese momento, el estado ya estaba en medio de un aumento sin precedentes de la violencia y la delincuencia, con algunas categorías que alcanzaron máximos en casi treinta años.

 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre