Con las FARC desarmadas, el proceso de paz de Colombia entra en la segunda fase

Iván Márquez y El Paisa reaparecen en carta dirigida a Comisión de Paz
Iván Márquez y El Paisa reaparecen en carta dirigida a Comisión de Paz

La primera misión de la ONU como observadores de la paz en Colombia concluyó el martes con la retirada de los contenedores llenos de armas de los campos de desmovilización de las FARC.

El próximo desafío del gobierno de Colombia es reintegrar a los ex combatientes en una sociedad devastada por la guerra.

Los 28 campamentos se han utilizado para desarmar a unos 7.000 guerrilleros y desmovilizar a otros 4.000 miembros de la milicia del grupo guerrillero más largo del país.

Además, en los contenedores de la ONU en los campamentos se ha utilizado un punto de recogida de 779 caches de armas ocultas a lo largo de las selvas y montañas una vez territorio gobernado por la guerrilla marxista.

¿Cuál ha sido el progreso?

Con las FARC desarmadas, el proceso de paz de Colombia entra en la segunda faseEl proceso inicial de desmovilización y desarme no ha existido sin irregularidades o grandes retrasos desde que se firmó un acuerdo de paz revisado el 24 de noviembre del año pasado.

Algunos de los campamentos que se suponía estaban listos el 1 de diciembre del año pasado, aún no están terminados y no hay claridad si la ONU ha podido recolectar todos los cachés de armas reportados por las FARC.

Se espera que la organización internacional informe al público sobre el número de cachés de armas recuperados o destruidos una vez que termine el proceso de desarme.

Las cachas de armas que aún pueden estar en la selva se convertirán en responsabilidad de los militares colombianos que han sido objeto de fuertes críticas por no haber tomado efectivamente el control del territorio anteriormente controlado por las FARC.

El fracaso militar ha llevado a la anarquía en algunos territorios de las FARC ya una serie de asesinatos de líderes comunitarios rurales, familiares de miembros de las FARC y ex guerrilleros.

La ONU también ha sido blanco de grupos armados que se oponen al proceso de paz.

Un funcionario de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito fue secuestrado y liberado por guerrilleros disidentes de las FARC y una misión de la ONU para recuperar una caché de armas fue atacada por un grupo armado no identificado.

Las irregularidades provocaron la deserción de al menos 800 guerrilleros, según el International Crisis Group.

Resistencia política y criminal

El proceso de paz sigue siendo satisfecho por el escepticismo en Colombia en medio de la desconfianza pública en el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las campañas de desinformación encabezadas por el ex presidente Alvaro Uribe, que está implicado en múltiples crímenes de guerra.

La usurpación de los antiguos territorios de las FARC por parte de los grupos armados ilegales ha impedido que muchas comunidades rurales vivan en paz. En lugar de las FARC, estas comunidades han pasado a ser controladas por grupos paramilitares supuestamente desmovilizados por Uribe entre 2003 y 2006, el grupo guerrillero ELN o miembros disidentes de las FARC tratando de mantener el control sobre las actividades criminales de su antiguo grupo.

Además, el asesinato de decenas de líderes comunitarios principalmente rurales ha impedido la implementación efectiva del acuerdo de paz, particularmente la parte que busca la reducción de la producción de cocaína que financia a muchos de estos grupos.

Que implica la segunda fase del pos acuerdo

Con las FARC desmovilizadas y desarmadas, sus miembros continuarán su proceso de reintegración, que incluye programas educativos para la guerrilla, algunos de los cuales han pasado décadas viviendo fuera de la ley.

Para ello, los campos de desmovilización han sido denominados “zonas de entrenamiento”, donde ex guerrilleros y lugareños pueden participar en proyectos de construcción y desarrollo de la paz.

Los guardias de la guerrilla tendrán que entregar sus últimas armas, luego de que las fuerzas de seguridad retomen el control sobre estas áreas.

Una comisión conjunta de la ONU, el Gobierno y las FARC continuará resolviendo posibles conflictos o violaciones del acuerdo de paz en medio de preocupaciones de seguridad, pero dejará de ser la autoridad en los antiguos campos de desmovilización.

La justicia Transicional

Mientras tanto, el procedimiento de selección de los jueces que participarán en un sistema de justicia de transición continúa.

Se espera que este sistema, compuesto por un tribunal de transición y una comisión de la verdad, entre en vigor en noviembre, después de lo cual presuntos criminales de guerra serán llamados a los tribunales para responder por los crímenes cometidos durante el conflicto armado que dejaron más de 8 millones de víctimas.

El tribunal de crímenes de guerra de Colombia recibió archivos de 12.000 presuntos criminales de guerra

Mientras los miembros del Congreso de Colombia debaten estas reformas, el país se prepara para las elecciones que se celebrarán el próximo año.

Un nuevo presidente y un congreso asumirán el cargo el 7 de agosto del próximo año, después de lo cual la ejecución del acuerdo de paz caerá en manos nuevas.

La ONU permanecerá en Colombia para asegurarse de que el nuevo gobierno cumpla con los acuerdos firmados por Santos en nombre del estado.

>

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por Favor deje su comentario!
Por favor ingrese su nombre